Calidad constante

Rápido a domicilio

Calidad consistente

Está en nuestro ADN

Sobre nosotros

BM Catalysts es el mayor fabricante independiente de catalizadores, filtros de partículas diésel y tubos intermedios de gran calidad. Centrados en soluciones de catalizadores y filtros de partículas diésel, sus dos centros de alta tecnología en Nottinghamshire (Inglaterra) introducen el desarrollo de productos innovadores y la ingeniería de precisión en el mercado de repuestos.

En la actualidad, BM Catalysts exporta a más de cuarenta países de todo el mundo, y ofrece soluciones de asociación a largo plazo a aquellos distribuidores que busquen productos con la mayor calidad, fiabilidad y oferta del mercado de repuestos.

Además de la calidad de sus productos, lo que realmente diferencia a BM Catalysts es su dedicación al servicio de atención al cliente. Nuestro equipo directivo creó la empresa cuando solo era un taller, por lo que saber lo que nuestros clientes necesitan es nuestra razón de ser.

BM Catalysts trabaja incansablemente para que sus clientes obtengan el repuesto correcto, en el momento oportuno y a un precio adecuado, para que ellos no tengan que hacerlo.

Historia

Orígenes humildes

Alf Belton y Eric Massey crearon B&M Tyres el día de la final del Mundial de 1966. La empresa se dedicaba originalmente al montaje de neumáticos de la comunidad local y contaba con un único centro en Bulwell, Nottinghamshire. En aquel momento, solo tenía cinco empleados.

El negocio prosperó con la implantación de una nueva legislación sobre neumáticos a finales de los 60, que permitió a la empresa ampliar sus actividades con el montaje de tubos de escape y abrir otros centros en Loughborough y Mansfield.

En 1983, la familia Massey tomó el control exclusivo de la empresa y nació B&M Tyres & Exhausts Ltd. Eric asumió el cargo de director y su hijo John, el de director ejecutivo. En aquel entonces, la empresa aún se dedicaba a los neumáticos y a los tubos de escape.

El catalizador de la empresa

Una nueva legislación volvió a desempeñar un papel significativo en la evolución de la empresa, esta vez con la aplicación de una ley en 1993 que exigía que los vehículos se equiparan con catalizadores. En 1998, muchos conductores acudían a B&M Tyres & Exhausts a solicitar catalizadores de repuesto, y John vio esta ocasión como una oportunidad para sacar un mayor partido a este nuevo sector del mercado de repuestos.

La limitada oferta, la poca disponibilidad y los precios prohibitivos hacían casi imposible que la empresa pudiera conseguir catalizadores adecuados y rentables, y por tanto, perdía ventas. Para remediar esta situación, John decidió comprar diez catalizadores universales en EE. UU. y un equipo de curvado manual de tubos Ben Pearson, lo que permitiría a B&M fabricar y montar catalizadores a medida para sus clientes.

Pronto se corrió la voz de que B&M Tyres & Exhausts podía fabricar y montar repuestos alternativos a los catalizadores originales del fabricante y empezaron a llegar clientes desde varios kilómetros a la redonda. Dichos clientes no eran solo conductores. Hubo otros talleres que querían adquirir los catalizadores de B&M para montarlos ellos mismos y, debido a la gran demanda con la que contaba la empresa, B&M no dudó en convertirse en proveedor local. Pronto, la cartera de pedidos creció, con un pico de producción de unos 120 al mes.

Crecimiento de la marca

En 1999, B&M tomó la decisión de centrarse en la fabricación de catalizadores en vez de en su montaje, y envió material promocional a nivel nacional en el que se anunciaba una pequeña gama de catalizadores de montaje directo. Esta pequeña campaña de marketing obtuvo el efecto deseado y pronto comenzaron a recibir llamadas constantes de todo el Reino Unido.

A la luz del aumento de la demanda, B&M adquirió en 2001 el centro de Reed Mill, de 86 000 m2, en Mansfield, Nottinghamshire. Esto permitió a la empresa invertir en la fabricación a gran escala y en el desarrollo de las ventas nacionales. Con este nuevo enfoque, una mejor maquinaria y una plantilla especializada, la calidad y cantidad de los catalizadores fabricados por B&M creció exponencialmente.

En 2003, B&M desarrolló sus primeras ventas de exportación y, en 2004, la empresa inició sus actividades bajo la marca BM Catalysts. Las campañas de marketing y ventas a gran escala comenzaron poco después, y la empresa obtuvo también la acreditación ISO:9001.

Expansión europea

En 2009, el Reino Unido adoptó la legislación europea relativa a la homologación de catalizadores. Esto obligó a BM Catalysts a realizar una gran inversión en nueva tecnología, procesos y mejores materiales, pero también proporcionó la plataforma perfecta para su expansión por todo el continente. Ese mismo año, se añadieron los filtros de partículas diésel (DPF) a la gama de productos.

Tras cinco años de crecimiento en el mercado nacional y en el de exportación, el primer centro de producción a gran escala de BM Catalysts ya se quedaba pequeño en 2010. Con arreglo a una estrategia de inversión continua, BM Catalysts adquirió un centro de fabricación adicional de 60 000 m2 en Fulwood Rise, Nottinghamshire. Esto permitió a la empresa reducir dramáticamente su cadena de suministro y producir sus propios componentes.

En este período de rápido crecimiento, John cedió su puesto de director ejecutivo a su hijo Toby, en 2012, y él asumió el puesto de presidente.

Mejores y más grandes

Automechanika 2012 fue testigo de la presentación de la gama Premium de BM Catalysts, diseñada específicamente para el mercado europeo. Los productos tuvieron una gran acogida y el crecimiento de las ventas ayudó a BM Catalysts a pasar de ser el mayor fabricante independiente de catalizadores, filtros de partículas diésel y tubos intermedios del Reino Unido, al mayor de Europa.

En reconocimiento a su firme dedicación a la calidad, BM Catalysts ganó el premio Family Business de 2012, en la categoría Manufacturing Excellence (Excelencia en Fabricación). En la actualidad, cuenta con un volumen de ventas de más de 21 millones de libras, fabrica más de 600 000 unidades al año y exporta a unos 40 países de todo el mundo.

A pesar del éxito global y de su crecimiento implacable, BM Catalysts sigue centrada en mantener su posición y en ofrecer la gama más amplia, la mayor disponibilidad y uno de los precios más atractivos del mercado de repuestos de automoción.

Key Milestones